(Febrero 2005) Comparativa El Arte de la Fuga BWV 1080 (1749)

Listado cronológico de versiones comparadas: (total 16 versiones):

Helmut Walcha - 1956 - Archiv
Gustav Leonhardt - 1969 - DHM
AC. ST. MARTIN IN THE FIELDS -
N.Marriner - 1974 - Philips
Glenn Gould - (grab. 1962/67/81) - 1997 - Sony
(+ The Gould Variations - 2000 -Sony)
Grigory Sokolov - 1982 - Opus 111
MUSICA ANTIQUA KÖLN - R.Goebel - 1984 - Archiv
Borciani String Quartet - 1985 - Nuova Era
HESPERION XX - Jordi Savall - 1986 - Astreé Audivis
Berliner Saxophone Quartet - 1990 - CPO
Tatiana Nikolayeva (Piano) - 1992 - Hyperion
Ton Koopman y Tini Mathot - 1993 - Erato (Clavecines)
Keller Quartett (String Quartet) - 1997 - ECM
Menno van Delft -1999 - Brilliant (Clavecín)
André Isoir - 2000 - Calliope (Órgano)
LES VIOLONS DU ROY - B.Labadie - 2000 - Dorian Recordings
Michael Ferguson - 2003 - Birolius (Órgano)

Comentario preliminar:

Esta comparativa me ha resultado especialmente compleja por lo heterogénea, por una parte, pero me ha resultado fructífera e instructiva incluyendo un par de agradables e inesperados encuentros discográficos cuyos descubrimientos ya justifican el trabajo.

Incluso para algunos bachianos viejos, esta partitura resulta un poco "áspera" y abstracta en demasía, pero un acercamiento diagonal y cíclico a ella tiene lo bueno y lo malo de los gustos adquiridos, como el café y el buen vino. Este viaje zigzageante por las épocas y los instrumentos tambien tiene el amargor de encontrarse una y otra vez con el truncamiento vital del viejo y amigo maestro Juan Sebastián, pero también su buqué contrapuntístico inmortal, y las delicias de su arte intemporal.

A diferencia del resto de obras que he traido a estas comparativas,esta vez no voy a indicar ningún favorito sino varias versiones recomendadas, porque no lo tengo con claridad, o es que tengo varios. O tal vez es que está aun por llegar esa versión "definitiva", .... al fin y al cabo cada instrumento o combinacion de ellos, en este caso que no se indicó ninguno, aporta sólo una rayo de luz a este objeto calidoscópico .... si Koopman se sentara al órgano e interpretara "Die Kunst Der Fuge" ....

Comentarios a las versiones recomendadas:

Savall (MB): Ha sido mi versión favorita durante mucho tiempo, básicamente porque fue con esta con la que profundicé en la partitura y me enamoré de ella. Un punto a su favor es su variedad instrumental, sus piezas interpretadas en cuarteto de vientos son tremendamente bellas e inspiradoras, en especial los contrapuntos I y IV (donde los vientos suenan nasales, casi a voz humana). El contrapunto es magnificamente apreciable, sin perder ese sabor "viejo" de la partitura, pero tal vez un tanto "lánguido" en general.

Goebel (MB): Otro "Must have". Alterna piezas para cuarteto de cuerda y clave (para mi gusto aunque de vez en cuando suponen aire fresco las piezas en clave sólo no sacan toda la complejidad y belleza de la partitura) y en algunas piezas ambos ¿Que decir del estilo MAK? Pues que es perfecto, y bastante más vital que la versión anterior. La forma de finalizar el contrapunto XIV no es muy ortodoxa que se diga, pero sólo afecta a un par de notas de la partitura original (se come 7 notas acaba en el principio del último compas cambiando a mayor el acorde menos, dándole carácter conclusivo cuando normalmente se ejecuta tal cual la partitura, con ese truncamiento suspensivo, yo personalmente lo prefiero de esta ultima manera). (En las versiones donde no indico nada, es que se ejecuta así)

Violons du Roy (MB-): Esta versión la tenía hace mucho tiempo arrinconada, sin decidirme a incarle el diente, pero me ha sorprendido muy gratamente. En primer lugar por su lectura amplia de la partitura y su variedad instrumental, piezas para cuerda, organo, clave. La verdad, es justo reconocerlo, es que el organista no anda muy fino en ocasiones. El sonido es muy bueno dando una mejor presencia en los bajos que las versiones anteriormente mencionadas. Adiós al aburrimiento y a la abstracción que supuestamente se asocia a esta obra. Sólo hay que oír aquí el contrapunto IV o el canon a la 8ª para darse cuenta que estamos ante piezas tan "cantabiles" como los brandemburgueses, por poner un ejemplo.

Koopman (B+): Una agradable sorpresa, esta versión única y preciosista a cargo de dos claves. La verdad es que no deja indiferente tal profusión de mordentes, trinos y apoyaturas a cargo del afamado holandés, de conocido estilo personal en la ornamentación. Aunque algunas veces, lógicamente, la coordinación entre los dos clavecines no es perfecta, la interpretación respira complicidad y un ritmo muy vivo. ¿Para cuando la versión de Koopman al organo?

Gould (B): En el disco de la Sony no se incluyen todas las piezas, sino los primeros 9 contrapuntos al organo por un lado, y 7 contrapuntos al piano por otro. A mí en concreto no me apasiona este disco. Sin embargo, como complemento recomiendo encarecidamente el disco "The Gould Variations" donde además de los 9 contrapuntos al órgano mencionados, se incluyen 5 videos en formato Quicktime con sendas interpretaciones a piano de el contrapunto inicial y el final, y otra de antigua con el "harpsipiano" cuya vision recomiendo especialmente, así como dos esclarecedores videos con Gould explicando lo que es para él "El Arte de la Fuga" "Realmente no puedo pensar en otra música que me mueva tan profundamente como esa ultima fuga, la fuga inacabada y no sólo por las asociaciónes emocionales que trae consigo, sino por el sentido de paz y cualidad devocional que realmente me sobrepasan" La finalización del XIV difiere de la mayoría en que acaba 7 compases antes; al parecer la version original manuscrita original de Bach acababa ahí.

Nikolayeva (B+): Otro agradable descubrimiento. Una versión intimista, pausada y alejada de las estridencias, adecuada según en que momentos (precisamente por su tempo lento que puede resultar excesivo en ocasiones) ... pero, verán, me es difícil explicar la sensación que me produce escuchar el primer contrapunctus, o el cuarto, o algunos otros, es única, una sensación de paz muy especial en un universo sin tiempo, sin prisa, una especie de acercamiento místico a otro universo, alto, fresco, liviano, prístino, balsámico, suave y luminoso. A quienes gusten de Bach al piano, sin duda valga esta encarecida recomendación, que además cuenta con el atractivo de incluir los dos ricercares de la Ofrenda, y los cuatro duetos, incluidos en el doble disco.

Isoir (MB-): De las tres versiones que conozco en órgano, sin duda esta es la que prefiero. La de mayor calidad de audio, más bella sonoridad y más calidoscópica en cuanto registros (excelente el sonido de la trompetería) y digitación, de un tempo bastante justo, ni lento ni acelerado. Llena, brillante, calidoscópica como el rosetón de una catedral, una verdadera fiesta del órgano.

Ferguson (B): Versión muy correcta con un órgano de excepcional sonoridad, pero que bajo mi punto de vista tampoco aporta novedoso a las interpretaciones en ese instrumento, exceptuando su controvertida conclusión del contrapunto XIV. Incluso obviando el añadido, la interpretación el último contrapunctus en el órgano pleno sobresale de todas las demás piezas. Toda la "artillería" de los registros se pone aquí en juego, dando la contundencia requerida al edificio catedralicio que suena a altas torres y trabajados arbotantes del genial Kantor. En cuanto al añadido de Ferguson, vale ya como un alto cumplido decir que, si no se conoce la partitura, es casi imposible detectar cuando acaba Bach y cuando empieza Ferguson, hay momentos sublimes como la entrada "sísmica" del cuarto sujeto en el pedal o el silencio antes del final de los finales. Un aplauso.

Walcha (R+): Un verdadero documento sonoro a cargo del genial invidente. Más pastosa e indefinida, sin embargo, que las anteriores, y de un tempo tal vez demasiado pausado y que palidece un tanto ante la interpretación de Isoir.

Sobre el resto de versiones, no voy a comentar, pues prefiero destacar lo positivo. No es que necesariamente sean malas, sino que no destacan comparativamente o bien se han quedado atrás y suenan hoy muy vetustas (Borciani, Marriner,...) o bien el instrumento se me antoja demasiado "periférico" (Berliner Saxophone, etc)

Resumiendo, si lo que quieren es una versión al órgano, háganse con la de Isoir, si clavicémbalo, Koopman y Mathot, y si tienen una querencia especial por el piano, prueben con Nikolayeva (o incluso Sokolov les aportará momentos especiales). Para versiones más "ortodoxas" y/o amplias instrumentalmente hablando, tienen donde elegir, Savall, Goebel o Les Violons du Roy...( o incluso el Keller Quarttet si gustan de los cuartetos de cuerda, una versión muy sobria y correcta). Como documentos anexos considero muy enriquecedores y recomendables los mencionados videos de Gould y como curiosidad la polémica conclusión de Ferguson. Feliz Arte de la Fuga, amigos.

Versiones que no han entrado en la comparativa y tal vez deberían:

Ya adquiridas y pendientes de incluir:
Scherchen, Koroliov, Munchinger, Canadian Brass (incompleto), Glaetzner, Robert Hill (6)
No adquiridas aún y recomendadas por otros melómanos:
Moroney, Juilliard Quartet