Volver a la página principal ->

Comentarios y diagramas sobre relatos de Philip K. Dick

El factor letal .

Hace decadas que son posibles los viajes en el tiempo; se viaja al pasado y se extraen muestras, pero no se han intentado los viajes al futuro porque los teóricos han avisado de que pueden traer consecuencias impredecibles. El consejo de gobierno mundial no puede resistir la tentación de probarlo, pero para evitar dichas consecuencias sólo permite el viaje al futuros sin extracción de nada, sólo se permiten fotografías y desde gran altura. Los primeros viajes traen noticias de un futuro promisorio, apacible, sin guerras. Se informa al consejo. Pero posteriormente, al hacer los cientificos algunos viajes de verificación, las fotografías del futuro cada vez pintan peores, guerra, ruinas, guerra terminal y destrucción. Los científicos están por no hacer más viajes, pero el consejo fuerza a un sexto viaje que da fotografías aun más desatrosas. No hay destrucción, pero la especie humana ha desaparecido. Se inentan vuelos de rastreo pero en todos lo mismo, ni rastro de vida humana. Por fín se aventura un viaje tripulado al futuro para averiguar la causa de tal extinción, el desconocido factor letal. Hasten, el encargado de hacerlo descubre que seguramente unas mariposas asesinas son las responsables. Regresa al presente para comunicar la noticia, una vez de vuelta se da cuenta que fatalmente ha traido a las mariposas al presente en su coche temporal.

La Calavera.

Conger, un convicto, es informado de que si cumple una mision se le dara la libertad. La mision consiste en viajar al pasado y liquidar a un lider religioso fundador de una secta pacifista. Como único dato para reconocer el objetivo se tiene una roída calavera. Conger inicia el viaje pero llaga unos meses despues de la muerte del fundador, pero extrañamente es reconocido por una señora. Conger vuelve a viajar hacia atrás, acercandose al momento en que el Fundador da su peligroso discurso fundacional, dispuesto a matarle. En ese momento, Conger advierte que la calavera es la suya, y tras el schock de contemplar su propia roida calavera, profesa el discurso fundacional...

Estabilidad.

Robert Benton vive en la Ciudad de la Luz, en un mundo donde se ha llegado a la estabilidad (se procura no inventar nada) y donde el pasatiempo principal es volar placidamente con alas insertables. Benton recibe el aviso de un Controlador rechazando un invento suyo, que al parecer había presentado. Benton niega haber inventado nada, pero acude a recoger el invento rechazado, que resulta ser una máquina del tiempo. Activándola, cae a un espacio donde encuentra un pequeño globo de cristal. Una voz le advierte que no lo coja, mientras el globo le impulsa a lo contrario. Le ordena tambien, después de enviarle al pasado, volver a presentar el invento al controlador.

Desde el punto de vista del controlador la segunda visita de Benton ocurre antes que la primera y es el origen de la propia máquina del tiempo, en este curioso bucle temporal. Bucle algo chapucero, todo hay que decirlo, porque entre la segunda visita y la primera se supone que HAY DOS BENTON

En cualquier caso, Benton acaba rompiendo el globo lo que resulta en la "caída" de la Ciudad de la Luz en un estado infernal. Todo el relato parece más bien una alegoría de la "caida" o expulsión del paraíso versión Dick. Benton, recordemos que volaba con alas, es una suerte de diablo o angel caído, por cuanto es responsable de la degradación de esa ciudad celestial. Benton en determinado momento OLVIDA sus alas, OLVIDA que es un angel, y olvidando cae, se convierte en un angel caido y precipita todo.

Volver a la página principal ->